Venezuela promueve la agroecología como alternativa a los agrotóxicos

Prensa Mincyt.- Científicos del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) trabajan con las comunidades agrícolas de Monte Carmelo, municipio Andrés Eloy Blanco del estado Lara, para combatir la pérdida de biodiversidad local por el abuso de agrotóxicos en las siembras.

Yurani Godoy, investigadora del IDEA, ente adscrito al Ministerio para Ciencia y Tecnología, explicó que un grupo de familias campesinas del piedemonte andino larense han reportado que, debido al abuso de agrotóxicos, hay plantas que ya no se ven, tampoco algunas hierbas medicinales que se usaban para tratar enfermedades humanas.

 Godoy indicó que un estudio hecho por la UCLA, en el año 1984, en estas comunidades dedicadas a la producción de hortalizas en Monte Carmelo, encendió las alarmas sobre el impacto negativo del uso de agrotóxicos en la salud humana en Venezuela.

 “Ese mismo año, en Quíbor, estado Lara, los resultados fueron más angustiosos: en casi todos los hogares había al menos un niño con malformaciones o hidrocefalia. En ambos territorios, hoy hay lotes de terreno que no pueden usarse porque el suelo ha sido desertificado por un modelo agrícola intensivo de alto impacto, caracterizado por el uso profundo de agroquímicos y de maquinaria agrícola”, manifestó.

En este sentido, la investigadora enfatizó que el uso excesivo de agrotóxicos, en territorios guaros, ha generado un punto de inflexión, debido a la pérdida de la biodiversidad y fuentes de agua, a la degradación del suelo, a plagas resistentes, a daños irreversibles en la salud humana y a cambios culturales y en el paisaje.

Afectados buscan soluciones

Gran parte de los agricultores de Monte Carmelo, en Lara, han iniciado ensayos con alternativas agroecológicas, luego de que la comunidad presentara trazas de agroquímicos en la sangre, tras diagnóstico aplicado con la enzima colinesterasa. 

De acuerdo con Yurani Godoy, la gente, tras padecer el impacto de los venenos en sus vidas, tomó conciencia, y muchos campesinos de Monte Carmelo han asumido prácticas agroecológicas. 

“En una entrevista realizada a una familia rural de Lara, ellos reiteraron que hoy, en Monte Carmelo, tú respiras aire; pero, en otras comunidades de este estado, tú respiras insecticidas”, subrayó.

Añadió que, en las fumigaciones de la mayoría de los cultivos de repollo en Lara, se aplican 16 dosis de agrotóxicos, en su ciclo de cultivo, para evitar plagas, como larvas de lepidópteros.

“Ese veneno se queda en el alimento que llega a nuestras mesas, y afecta nuestra salud. El debate, hoy, no pasa por si los agrotóxicos son buenos o no. ¡Eso ya está demostrado! Si bien la agroecología no se trata solo de una reducción o sustitución de insumos, es un paso necesario. El conocimiento es esencial”, declaró la científica venezolana Yurani Godoy.

Insistió en que hay que disminuir la carga tóxica en el manejo de cultivos y promover el control integrado de plagas y enfermedades con el uso de productos orgánicos y biológicos.