“Venezuela debe trabajar por una apropiación nacional espacial significativa”

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- De acuerdo con el doctor en Economía Rural y jefe de la Unidad de Política y Prospectiva Espacial de la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (ABAE), Misael Medina, Venezuela debe iniciar un trabajo profundo e integral en todos los niveles de la sociedad para enfrentar el enorme desafío que plantea el espacio.  

“Es un proceso de pensar y accionar para lograr transformaciones transcendentales. El desarrollo espacial venezolano es un proceso participativo sistémico de interacciones, de niveles de crecimiento, de cambios fundamentales estructurales producto de diferenciaciones, empoderamientos, potencialidades y de autosustentación. Este proceso se opta, valora, desea, imagina, planifica, protagoniza, edifica y vivencia”, expresó. 

Durante su intervención en el “Encuentro espacial con la ABAE”, Medina indicó que el sistema espacial venezolano tiene una dimensión cultural esencial y, por ello, puede motorizar la economía nacional y global con su conjunto de sus relaciones.

“Todo esto apunta centralmente al bienestar, a la libertad, independencia, soberanía, seguridad defensa y paz. El sector espacial, por su parte, es un ecosistema de instituciones, agentes, arquitecturas jurídicas e interrelaciones. Es complejo, dinámico, exigente; motoriza en segmentos terrenos y en segmentos espaciales. Este importante sector se fundamenta en conocimiento y capital, entre otras variables, y representa procesos integrales de ciencia, tecnología e innovación, así como financiamiento y tecnociencias con expansión acelerada”, manifestó.

El investigador comentó que el sector espacial ha arrojado grandes resultados a la humanidad, como mapeos espaciales extensos, acceso al espacio y viajes de rutina, ciudades orbitales, presencia humana en la Luna y Marte, así como una industria y una cultura espacial expandida con producciones de energía, turismo en y desde el espacio. 

“Como hipótesis de trabajo nosotros decimos que, en el futuro, las inversiones en el espacio superarían a las inversiones en el planeta Tierra y que el producto espacial bruto superaría  al producto territorial bruto y que los imaginarios colectivos seguirían basándose en el espacio y que el poder en la tierra cada vez más dependería del poder en el espacio. No perdamos de vista la posibilidad de interacciones con otras civilizaciones”, declaró. 

Según el especialista, actualmente, el ecosistema de bienes y servicios espaciales posee dos grandes tendencias: el uso civil, de orden social y otro para uso militar que se inscribe en el ámbito de la defensa mediando investigaciones científicas, astrobiológicas exploratorias del espacio.

“Su concreción podemos caracterizarla a través de telecomunicaciones, observación de la tierra y el espacio, navegación en tierra y espacio. Se expresa en producciones como manufactura, industria, agroalimentación, salud, energía, transporte, educación, ciencia y tecnología, bienes y servicios tanto culturales como modernos, por ejemplo las telecomunicaciones espaciales, inteligencia artificial, fusión humano-máquina”, resaltó.

Horizonte para Venezuela

Para el jefe de la Unidad de Política y Prospectiva Espacial de la ABAE, Misael Medina, la nación bolivariana debe apuntalar sus políticas públicas, proyectos e investigaciones en todos los campos, con el debido respaldo jurídico, para impulsar la economía espacial y contribuir con la economía del país.

“Debemos agregar valor a los bienes y servicios espaciales. La apropiación espacial venezolana es un proceso propiocéntrico integral complejo de naturaleza teórica, filosófica, cultural, económica, científica-tecnológica, estratégica, operativa y productiva mediante el cual el universo de actores institucionales, económicos y sociales que se desempeñan en los diversos ámbitos de la sociedad venezolana participan protagónica y significativamente. Afianzando su identidad pueblo-espacio sobre la base de las cosmovisiones nacionales”, enfatizó. 

Medina reiteró que es necesario asumir la ruta espacial venezolana, pero con la conciencia que se debe enfrentar este sector desde la hipercomplejidad societal civilizatoria con sus cosmovisiones y trascendencias.  

“Se debe desempeñar un rol activo determinante de corresponsabilidad, a fin de ir ampliando, acelerando y escalando nuevas etapas y niveles de desarrollo espacial venezolano. Hay que desplegar, aún más, sus facultades y capacidades en las funciones económicas y sociales, tales como alimentación, salud, cultura, educación, trabajo, hábitat y vivienda, transporte, seguridad y defensa de la nación”, puntualizó.

Insistió en que es indispensable crear nuevas condiciones para la participación protagónica, así como para integrar y movilizar a la sociedad con el propósito de asegurar estímulos integrales y satisfacer las necesidades formativas. 

“Proponemos apalancar sobre la institución pública, sobre el conjunto de ellas, sobre sectores institucionales y productivos para potenciar capacidades y fortalezas nacionales. También utilizar integralmente los conocimientos y saberes populares y aprovechar los recursos totales disponibles en el país y el mundo. Debemos emplear las nuevas bases legales como la Ley Antibloqueo, las Zonas Económicas Especiales, las ciudades comunales y el poder popular”, subrayó el investigador Misael Medina.