Venezuela comienza a producir extracto hipofisiario para estimular producción piscícola

Prensa Mincyt/Candi Moncada.- Profesionales de la Academia de Ciencias Agrícolas de Venezuela (ACAV) culminaron con éxito las primeras dos fases de captura y extracción de la glándula hipófisis a 800 ejemplares de pez caribe (Pygucentrus cariba), en el estado Apure.

Los investigadores proyectan que el extracto de hipófisis obtenido, en esta ocasión, permitiría la reproducción de 300 mil alevines de cachama y coporo que serán cultivados por comunidades organizadas del estado Barinas, como la Comuna Caroní, luego de un proceso de formación y evaluación de orientaciones y capacidades realizado por la ACAV.

Arelis Oramas, presidenta de la ACAV, afirma que, «con la producción nacional del extracto hipofisiario, podemos afianzar nuestra soberanía, al disminuir significativamente la dependencia de empresas transnacionales que distribuyen internacionalmente la hipófisis a precios especulativos».

Destaca que la incorporación de conocimientos científicos para la producción de alimentos sanos y soberanos es primordial para derrotar las medidas coercitivas impuestas por EE. UU. a nuestro país, las cuales dificultan el acceso e importación de insumos.

Por su parte, Rafael Valera, profesor, investigador y responsable nacional del área piscícola y acuícola de la Academia, explica que los meses de marzo a junio son la temporada elegida para realizar los procesos de extracción debido a que los niveles de gonadotrofina en los peces están en su máximo nivel y las gónadas encargadas de elaborar las células reproductoras se encuentran en óptimas condiciones sexuales para su fecundación y multiplicación.

“Aplicamos técnicas de captura artesanales en las que utilizamos chinchorros de tipo curitero, como herramienta tradicional en la pesca de río”, señala.

Todo tiene su ciencia
El pez caribe o piraña es abundante en el bajo llano de los estados Apure, Barinas y Guárico, llegando a ser catalogado como «plaga», por el daño que sus mordeduras les generan a los semovientes mientras estos atraviesan ríos, caños y lagunas.

El proyecto de extracción y procesamiento de la glándula hipófisis es vital para la reproducción en cautiverio de especies reofílicas (peces cuya vida y reproducción está directamente vinculada con los estímulos naturales de su hábitat). En ellas, los elementos como la temperatura, lluvias, aumento del caudal del río y la disponibilidad de alimentos influyen de manera determinante en la maduración de las gónadas y en el éxito de la reproducción; por tal motivo, se extrae la hipófisis de ejemplares criadas en su hábitat natural para ser “donadas” a los ejemplares a reproducir en cautivero.  

Es importante subrayar que este proyecto busca, además, estimular el consumo en la población de la proteína de pescado, conocida por su altísimo nivel nutricional, debido a que proporciona una amplia variedad de vitaminas y minerales necesarios para mantener un sistema inmune robusto.