Trichoderma y moringa, la combinación perfecta para atrapar el cadmio en el cacao venezolano

Prensa Mincyt/IVIC.- Expertos del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y el Consejo Científico Tecnológico del estado Miranda, con el apoyo del Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y Tecnología, vienen desarrollando estudios del cacao en algunas zonas de Barlovento, con el propósito de lograr la certificación de este rubro, tal y como se obtuvo la Denominación de Origen Controlada del Cacao Carenero Superior en el año 2019.

Esta investigación se está desarrollando desde el Laboratorio de Ecología de Suelos, Ambiente y Agricultura del IVIC a cargo de Saúl Flores, con la participación de Alberto Arias, Alexander Mejías, Ricardo Bracho y Mallela Rangel, quienes ya tienen muestra de los suelos donde se produce este importante rubro, proyecto que se ha extendido a otras regiones del país productoras de cacao.

“La extensión de este proyecto surge por la necesidad de analizar los niveles de cadmio que posee el cacao venezolano, en esta oportunidad se estudiará la zona de los Andes, parte sur del Lago de Maracaibo y Monagas, donde se cultiva esta fruta”, explicó Flores.

La idea es que el proyecto que comenzó en el estado Miranda con la identificación y evaluación de este metal pesado, tanto en las plantas como en el suelo, se extienda a otras regiones del país. “Nos encontramos en la formulación de un proyecto ante el Fondo Nacional de Ciencia, Tecnologías e Innovación (Fonacit) para hacer la evaluación en las regiones antes mencionadas y levantar un mapa de la distribución del cadmio en el cacao”.

El experto en suelos señaló que la geoquímica del cadmio es poco conocida, por lo que están trabajando el proyecto en tres fases; la primera, estudiar los mecanismos de cómo este elemento es capturado por las plantas, sobre todo las de cacao; segundo, cómo el metal pasa a la planta, de allí la evaluación del fruto, la semilla, las hojas y flores, para determinar la distribución del metal; y, tercero, estudiar el suelo y ver la disposición del metal.

Hasta los momentos los estudios han arrojado que una de las condiciones tiene que ver con la humedad del suelo, lo que hace que tenga poco oxígeno. Estas condiciones hacen que el metal sea biodisponible y de esta manera capturado por las plantas de cacao.

Si bien es cierto que las plantas requieren micronutrientes, los estudios revelan que el cadmio pudiera estar siendo confundido con el zinc, que tiene la misma valencia, por lo que están estudiando otros metales que están en el rango y peso molecular.

“Ya tenemos resultados de los trabajos en invernadero, y es cómo evitar que el metal entre a la planta. Hemos hecho la asociación biológica entre el Trichoderma, hongo muy importante entre los cultivos porque es de amplio espectro de utilidad en la agricultura y la moringa. Al mezclarlo, son la combinación perfecta para inmovilizar el cadmio, de allí que estamos diseñando un producto que tenga niveles aceptados para el organismo”, señaló Flores.