Delegación iraní califica de “excelente” Alianza Científico-Campesina de Venezuela

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- Este miércoles 13 de noviembre, la ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez-Ramírez, compartió con representantes de la República Islámica de Irán los resultados y los procesos de la Alianza Científico-Campesina que contribuye a la producción de alimentos en el país.

Desde la Agrofinca Salas, ubicada en Pozo de Rosas, municipio Guaicaipuro del estado Miranda, la delegación iraní conoció, en detalle, la experiencia de rescate, conservación y multiplicación de semillas soberanas. Los visitantes persas observaron cómo familias rurales cultivan, con ciencia y prácticas agroecológicas, coliflor, ajo porro, cebollín, pimentón, papa; y calas.

El embajador de la República Islámica de Irán, Hojjatollah Soltani, calificó de extraordinario el esfuerzo de Venezuela para rescatar la semilla nacional y aseguró que quedaron gratamente asombrados con el “doble esfuerzo” puesto por familias campesinas venezolanas para producir alimentos, en medio del bloqueo imperial que sufre el país suramericano.

“En verdad, nos quedamos nosotros muy sorprendidos con la calidad de trabajo que ellos han hecho con las semillas: es innovador. Esta es una de las áreas en la que Venezuela nos puede apoyar muchísimo. ¡La Alianza Científico-Campesina es excelente! Felicito y reconozco el esfuerzo y los saberes de las familias campesinas que trabajan con ciencia en el cultivo de alimentos”, manifestó.

Por su parte, la ministra Gabriela Jiménez-Ramírez explicó que esta visita es parte de los lazos de cooperación establecidos con el país islámico para fortalecer la producción agrícola en el territorio nacional.

“Con la República Islámica de Irán, tenemos una alianza estratégica para intercambiar conocimientos, experiencias y asistencia técnica en la ejecución de proyectos en el área científico-tecnológica, en pro de la transformación productiva de ambos países”, informó.

En este sentido, Jiménez declaró que Venezuela cuenta con un valioso patrimonio de semillas soberanas, de una genética de alto nivel fitosanitario. Así lo pudo constatar la comisión persa, experta en procesos productivos, que visita Venezuela, esta semana.

“Este esfuerzo —hecho por las manos campesinas con especialistas de la academia y centros de investigación públicos— es un ejemplo de lucha y constancia por la vida. En esta experiencia, se integran familias campesinas, la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (Codecyt), la Red de Productores Integrales del Páramo (Proinpa) y la Unidad Técnica de Investigación, Capacitación y Extensionismo (Uticex)”, enfatizó.


Campesinos venezolanos cultivan con éxito semillas artesanales de maíz amarillo en alianza con la ciencia

Prensa Mincyt/Érika Moyano/Karina Depablos.- Como parte de la Alianza Científico-Campesina que impulsa el Gobierno Bolivariano, productores agroecológicos nacionales presentaron sus proyectos de rescate, conservación y multiplicación de semillas soberanas de maíz amarillo.

Durante el Encuentro con la Ciencia y la Innovación, efectuado en el Palacio de Miraflores, Pablo Characo, campesino de Valle de Guanape, en el estado Anzoátegui, explicó que un grupo de trabajadores rurales está aplicando procesos innovadores para el rescate y el mejoramiento de la semilla nacional de maíz amarillo, bajo un modelo de siembra sin químicos, de forma 100 % natural, con el fin de cuidar y preservar el ambiente.

“Hemos recibido el apoyo técnico de la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (Codecyt). Hemos trabajado y probado nuestra semilla, superando los siete mil kilos por hectárea. Estamos incrementando la producción agrícola y garantizando la soberanía de la semilla para alimentar a los venezolanos y a las venezolanas”, manifestó.

Characo aseguró que más de 2 mil trabajadores rurales de Valle de Guanape, Puerto La Cruz y Barcelona, en Anzoátegui; Upata y San Félix, en Bolívar; Caucagua, en Miranda; Arenales, en Lara; Cumanacoa, en Sucre, unieron sus esfuerzos y conocimientos para la recuperación de semillas soberanas de maíz.

De igual modo, declaró que el rescate, la conservación y la multiplicación de semillas es clave para el país. En ese sentido, señaló que Venezuela ya está en capacidad de abastecer a la población de semillas soberanas de papa, yuca y batata, rubros que se ubican entre los diez alimentos que más consume el pueblo venezolano .

“Ahora, estamos activados con la semilla de maíz, que es el primer alimento en la mesa de las familias venezolanas. Este rescate significa soberanía, independencia y reconocimiento a lo nuestro. También, tenemos semilla de ñame, stevia y caña de azúcar”, expresó.

Maíz patrio

En el encuentro científico, Pedro Characo comentó que la semilla Guanape MFE es una variedad de maíz autóctono del oriente de Venezuela, específicamente del sector Valle Guanape, la cual posee una gran variedad de usos, que incluyen la producción de alimentos para consumo humano y para los animales.

“Es una semilla muy rendidora que se puede adaptar fácilmente a otras condiciones de clima en Venezuela, varía de acuerdo con la región. La hemos probado en los estados Lara, Bolívar, Miranda, Sucre, Yaracuy y Apure, dando buenos resultados; es resistente a plagas como es el caso del gusano cogollero”, señaló.

El agricultor aseguró que, para fertilizar esta semilla utilizan productos agroecológicos, como los biofertilizantes, que se producen en la comunidad de Guanape; por ejemplo, el humo de lombriz y el estiércol de ganado.Indicó que, una vez que lograron el mejoramiento de la semilla en Anzoátegui, los productores unieron sus esfuerzos para trasladarse a otras entidades del país para formar y apoyar a otros trabajadores del campo.

“Estamos creando conciencia de que la semilla no es una mercancía; es un patrimonio de vida para el consumo del pueblo venezolano. Es para la producción, procesamiento y alimentación de la comunidad. Estamos avanzando, dando pasos para producir la semilla a mayor escala”, dijo.