Venezuela y FAO impulsan capacidades de producción de semillas certificada y artesanal de maíz

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- Científicos venezolanos iniciaron un trabajo de investigación en el área de mejoramiento genético de semillas de maíz blanco y amarillo con el objetivo de mejorar la producción y cubrir el Plan Nacional de Siembra con cultivares locales.

Mario Santella, doctor en Mejoramiento Genético e investigador de Semillas Híbridas de Venezuela (Sehiveca), filial de Agropatria, informó que este es un proyecto estratégico conjunto entre la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (Codecyt), ente adscrito del Ministerio para Ciencia y Tecnología y la empresa privada Ganadería Pedro Juan 3.

“Estamos evaluando 52 materiales diferentes de maíz, entre híbridos, blancos, amarillos y variedades del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo en México. Buscamos optimizar y seleccionar aquellos de mejor condición y rendimiento genético y agronómico para que, una vez realizadas las gestiones con la Comisión Nacional de Semillas, comencemos su escalamiento comercial y ponerlos a disposición de los agricultores venezolanos”, expresó.

Para el investigador, con este proyecto, los trabajadores y productores del campo podrán cultivar con mayor eficiencia puesto que estas semillas de maíz se adaptan a las condiciones agroecológicas del suelo así como de las plagas y enfermedades.

“El objetivo es aumentar la productividad de este importante rubro en  el país. Igualmente estamos evaluando 26 materiales provenientes de las empresas semilleras nacionales, los cuales tendremos a disposición de los agricultores en mediano plazo, convirtiéndose en nuevos materiales nacionales. Esto nos va a permitir tener una mayor diversidad de cultivares de maíz. Estamos multiplicando 12 líneas parentales de híbridos de mayor uso comercial en Venezuela a través de procesos de autofecundación y cruces para el ensamblaje de estos”, detalló

Santella dijo que han avanzado en un plan para la multiplicación de semillas categoría fundación de la variedad Turén 2000, en otras palabras, un cultivar nacional con granos enteros blancos el cual se cultiva ampliamente en la zona centro occidental del país.

“Queremos avanzar hacia el logro de la soberanía alimentaria llevando la ciencia y tecnología campo adentro para el bienestar de todo el pueblo venezolano”, acotó el experto durante la instalación del Polo Científico-Tecnológico, realizado este miércoles en el Palacio de Miraflores.

Por su parte, la doctora en Ciencias Agrícolas y gerente general de Sehiveca, Margaret Gutiérrez, señaló que este proyecto de investigación es una muestra de la sinergia positiva y productiva entre la empresa privada, la empresa pública y la FAO, organismo internacional que promueve el estudio y la innovación tecnológica para optimizar las condiciones de trabajo y producción del pueblo agricultor venezolano. 

Venezuela siembra parcelas de maíz para la multiplicación de variedades locales

Prensa Mincyt/Miroslava Cariel.- El Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología (Mincyt) inició la siembra de cuatro parcelas demostrativas de variedades nacionales de maíz , tomando en cuenta las semillas ancestrales propias de cada zona en estudio.

Luis Colmenares, técnico de la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (Codecyt), explicó que los estados en donde se instalaron las primeras parcelas demostrativas son Carabobo, Aragua y Portuguesa. En estos terrenos, se sembraron semillas de seis variedades nacionales de maíz.

Son espacios de educación y crecimiento distribuidas en el Monasterio Santa María Reina de Los Ángeles, en Chirgua, estado Carabobo; el Campo Experimental de la Facultad de Agronomía de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en El Limón, estado Aragua; la granja La Bullaranga, en el sector Montañuela, en Araure, estado Portuguesa; en la comunidad Tapa de Piedra, del sector La Tapa, en Araure, también en Portuguesa.

Colmenares detalló que cada una de las parcelas demostrativas sembradas consta de una superficie de 294 metros cuadrados y las dimensiones de 58.8 metros de largo por cinco metros de ancho, delimitadas internamente por seis pequeñas parcelas de seis hileras cada una y en las que se aplican técnicas ancestrales e insumos amigables con el ambiente.

Método de trabajo participativo

El establecimiento de parcelas demostrativas se implementa como el mejor método para compartir resultados de ensayos aplicando técnicas nuevas y antiguas, propias y extrañas, que permiten conocer las características agronómicas, genéticas, fenotípicas de cada variedad local de maíz y su respectivo proceso de cultivo.

“Con esto y mediante el intercambio de experiencias de cada zona estudiada, podemos lograr que los productores de cada zona puedan reconocer a simple vista distintas variedades de maíz que, con el pasar de los años, se creían perdidas; pero que, aún, están presentes en las localidades”, explicó el técnico de Codecyt.

Agricultores de Gavidia en Mérida impulsan producción de alimentos nativos

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- La Alianza Científico-Campesina llegó al páramo de Gavidia, ubicado en el municipio Rangel del estado Mérida, para cambiar por completo su rutina de producción agrícola.

Ahora, con el apoyo de la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (Codecyt) ente adscrito del Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología (Mincyt), el pueblo campesino de Gavidia se dedica a rescatar semillas de papa nativa como método innovador y estratégico para garantizar la producción alimentaria.

De acuerdo con el maestro semillerista Bernabé Torres, en el páramo de Gavidia no se ha parado la producción de semillas a pesar de la pandemia.

“Hemos trabajado en pandemia, respetando la cuarentena. Si hubiéramos parado no tendríamos lo que tenemos ahora. Los invernaderos están preñaítos: no cabe una mata de papa. También tenemos trigo y avena. Tenemos de todo”, expresó.

Torres aseguró que, con la Alianza Científico- Campesina se le ha dado una vuelta al pueblo de Gavidia, en la Sierra Nevada de Mérida, puesto que ahora los trabajadores del campo cuentan con ayuda técnica y acompañamiento del Mincyt.

“Estamos trabajando de la mano con ellos, Codecyt; los agricultores de Gavidia nunca habían tenido esto, y nosotros estamos de la mano trabajando porque esa es la columna vertebral de este gran proyecto”, manifestó.  

El vocero de Gavidia comentó que ser semillerista es un trabajo tan exigente como la maternidad y la paternidad, porque se requiere de infinitas dosis de paciencia y compromiso.

“No todo el mundo es semillerista. Para ser semillerista, tienes que tener la paciencia del mundo. Es como criar un hijo muy pequeño, tienes que darle todo para verlo crecer. Tienes que ir sembrando, para ver cómo se va extendiendo y creciendo”, enfatizó.

Bernabé Torres explicó que, en el páramo de Gavidia, están muy contentos con los resultados obtenidos con el rescate y la multiplicación de las semillas nativas.

“El rescate de las papas nativas es un trabajo muy bonito. Aquí nos involucramos todos. La integración aquí es grande. Tenemos 6 niños y niñas, todos participan en la producción. Ellos saben de invernaderos, de todo el proceso, se saben todos los nombres de las papas y pueden explicarle a cualquiera. Todo es con el ejemplo. Ellos hacen lo que yo hago, me imitan. Así transmitimos el conocimiento de una generación a otra”, puntualizó.