Monjas de Chirgua comparten semillas con Escuela Agroecológica Montalbán

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- La Alianza Científico-Campesina continúa su labor de construir una red de producción e intercambio agroalimentarios en todo el país.

En esta oportunidad, las mujeres rurales del Monasterio Santa María Reina de los Ángeles, ubicado en Chirgua, estado Carabobo, compartieron un lote de semillas de maíz ancestral de alta calidad genética, química, fisiológica y nutricional con los alumnos de la Escuela Agroecológica Montalbán para garantizar la materia prima para la elaboración de alimento balanceado destinado a conejos.

Estas semillas soberanas de maíz amarillo, variedad Inia 7, servirán para apoyar el proyecto de Cunicultura Familiar Sostenible que ejecuta la Escuela Agroecológica Montalbán, ubicada en Los Teques, estado Miranda. Además, estos jóvenes cuentan con el financiamiento del Programa de Pequeñas Donaciones en Venezuela y el apoyo técnico de la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (Codecyt).

La ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez-Ramírez, informó que los alumnos de la Escuela Agroecológica Montalbán también entregaron 20 plantas de cacao criollo mejorado y 20 plantas de café de la variedad Castillo a las carmelitas descalzas de Chirgua.

“Fue una experiencia bellísima. La Alianza Científico-Campesina sigue rompiendo paradigmas porque facilita la construcción de redes de intercambio de semillas soberanas que favorecen la biodiversidad, así como el encuentro del pueblo campesino, la divulgación de saberes y la socialización de los procesos productivos para mejorar nuestra capacidad agrícola nacional”, explicó.

La titular de la cartera científica venezolana destacó que esta alianza, programa del Ministerio para Ciencia y Tecnología, ha sido exitosa y ha permitido apoyar la producción de alimentos sanos, ricos y soberanos para el pueblo, en tiempos de pandemia y de constante asedio imperial.

Campesinos venezolanos cultivan con éxito semillas artesanales de maíz amarillo en alianza con la ciencia

Prensa Mincyt/Érika Moyano/Karina Depablos.- Como parte de la Alianza Científico-Campesina que impulsa el Gobierno Bolivariano, productores agroecológicos nacionales presentaron sus proyectos de rescate, conservación y multiplicación de semillas soberanas de maíz amarillo.

Durante el Encuentro con la Ciencia y la Innovación, efectuado en el Palacio de Miraflores, Pablo Characo, campesino de Valle de Guanape, en el estado Anzoátegui, explicó que un grupo de trabajadores rurales está aplicando procesos innovadores para el rescate y el mejoramiento de la semilla nacional de maíz amarillo, bajo un modelo de siembra sin químicos, de forma 100 % natural, con el fin de cuidar y preservar el ambiente.

“Hemos recibido el apoyo técnico de la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (Codecyt). Hemos trabajado y probado nuestra semilla, superando los siete mil kilos por hectárea. Estamos incrementando la producción agrícola y garantizando la soberanía de la semilla para alimentar a los venezolanos y a las venezolanas”, manifestó.

Characo aseguró que más de 2 mil trabajadores rurales de Valle de Guanape, Puerto La Cruz y Barcelona, en Anzoátegui; Upata y San Félix, en Bolívar; Caucagua, en Miranda; Arenales, en Lara; Cumanacoa, en Sucre, unieron sus esfuerzos y conocimientos para la recuperación de semillas soberanas de maíz.

De igual modo, declaró que el rescate, la conservación y la multiplicación de semillas es clave para el país. En ese sentido, señaló que Venezuela ya está en capacidad de abastecer a la población de semillas soberanas de papa, yuca y batata, rubros que se ubican entre los diez alimentos que más consume el pueblo venezolano .

“Ahora, estamos activados con la semilla de maíz, que es el primer alimento en la mesa de las familias venezolanas. Este rescate significa soberanía, independencia y reconocimiento a lo nuestro. También, tenemos semilla de ñame, stevia y caña de azúcar”, expresó.

Maíz patrio

En el encuentro científico, Pedro Characo comentó que la semilla Guanape MFE es una variedad de maíz autóctono del oriente de Venezuela, específicamente del sector Valle Guanape, la cual posee una gran variedad de usos, que incluyen la producción de alimentos para consumo humano y para los animales.

“Es una semilla muy rendidora que se puede adaptar fácilmente a otras condiciones de clima en Venezuela, varía de acuerdo con la región. La hemos probado en los estados Lara, Bolívar, Miranda, Sucre, Yaracuy y Apure, dando buenos resultados; es resistente a plagas como es el caso del gusano cogollero”, señaló.

El agricultor aseguró que, para fertilizar esta semilla utilizan productos agroecológicos, como los biofertilizantes, que se producen en la comunidad de Guanape; por ejemplo, el humo de lombriz y el estiércol de ganado.Indicó que, una vez que lograron el mejoramiento de la semilla en Anzoátegui, los productores unieron sus esfuerzos para trasladarse a otras entidades del país para formar y apoyar a otros trabajadores del campo.

“Estamos creando conciencia de que la semilla no es una mercancía; es un patrimonio de vida para el consumo del pueblo venezolano. Es para la producción, procesamiento y alimentación de la comunidad. Estamos avanzando, dando pasos para producir la semilla a mayor escala”, dijo.