Cómo afrontar la actual cuarentena

Prensa Mincyt.- Hace más de dos semanas el Ejecutivo nacional decretó la cuarentena total en el país como medida temporal para evitar la expansión del nuevo coronavirus (COVID-19) entre los pobladores.

Esta medida excepcional de cuarentena es una de las recomendaciones más eficaces recomendada, en primera instancia, por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para romper la cadena de transmisión del COVID-19. Sin embargo, este distanciamiento físico temporal, pero necesario, puede afectar a algunas personas en el plano psicológico, emocional y hasta social.

Ante tal situación, un grupo de psicólogos del Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología de Venezuela se reunió para compartir a la población venezolana estos diez consejos para hacer frente, de modo exitoso, al confinamiento social que se vive, actualmente, en el país.

¿Qué hacer para enfrentar la cuarentena? 

Aceptación consciente y voluntaria de la cuarentena. Es fundamental que entendamos, racionalmente, por qué tenemos que vivir esta cuarentena social. Para ello, debemos informarnos muy bien, con comunicación científica y oficial, y asumir una actitud consciente.

Da una buena señal. La Organización Mundial de la Salud combate una pandemia además del coronavirus: una ‘infodemia’: la propagación de información falsa peligrosa. Debemos mantener máxima atención para desechar y no reproducir falsas noticias, rumores y mensajes “sensacionalistas” que buscan manipular negativamente nuestra emocionalidad.

Distanciamiento de las redes digitales. En situaciones como esta, es natural que sintamos ansiedad y necesidad de buscar información de forma permanente. Debemos evitar estar expuestos durante mucho tiempo a las redes digitales, para no saturarnos de información.

Mantenimiento de una rutina diaria. Organicemos la vida diaria en torno a una rutina más o menos constante. Esto nos ayudará a canalizar nuestra energía y a mantener el orden y la organización diaria, para mantenernos serenos y tranquilos.

Tiempo para la recreación. Es necesario dedicarle un tiempo a la recreación sana y creativa. Para ello, podemos utilizar juegos de mesa, ver películas, leer, explorar temas de interés por Internet.

Prácticas deportivas. El deporte reduce los síntomas de ansiedad y depresión, optimiza el funcionamiento de nuestro cerebro, ayuda a prevenir enfermedades, activa nuestro cuerpo y aumenta la sensación de bienestar.

Meditación y creación. Meditar es un ejercicio que ayuda a estar presente en el momento, a experimentar lo que vivimos y a tomar conciencia. 

Reconocimiento de nuestros límites. Debemos ser sumamente tolerantes con los demás y con nosotros mismos. Es recomendable que, cada tanto, tomemos un tiempo de soledad que puede ser en un cuarto y por un lapso no muy prolongado; tal vez, no más de media hora, en la que la persona puede estar consigo misma. 

Acuerdos de convivencia. Es recomendable que, entre todos los miembros de la familia, muy especialmente cuando exista una pareja, conversemos y hagamos un acuerdo de convivencia. 

Vivir un día a la vez y cultivar la paciencia. Debemos tener mucha paciencia para aprender a vivir esta experiencia que nunca ninguno de nosotros y nosotras habíamos vivido. Vivamos un día a la vez. Cuando comencemos la jornada al despertar, concentrémonos en el día que tenemos por delante y vivámoslo, paso a paso. 

En aras de mantener nuestra propia salud mental y emocional, es necesario saber sobrellevar esta difícil coyuntura que nos ha tocado vivir. Por ello, es recomendable aceptar y entender las razones de esta cuarentena temporal y hacer un esfuerzo para salir bien de todo esto.

Científicos exigen a EE. UU. quitar «sanciones» contra Venezuela

Prensa Mincyt.-Investigadores de centros científicos públicos del país exigen al gobierno de Donald Trump levantar las «criminales e inhumanas» medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela, en medio de la pandemia COVID-19.

«Las «sanciones» de por sí provocan sufrimiento a los pueblos; pero, en una crisis global como la que vivimos, pudieran ser letales, al estar restringida la importación de medicinas, equipos e insumos médicos, alimentos», reza el comunicado.

He aquí el texto íntegro de la declaratoria:

El capitalismo, hoy, muestra su cara más perversa con un sistema neoliberal que decide quién vive y quién no, en medio de una crisis sanitaria mundial agudizada por el brote de COVID-19. La decisión mercantilista de sentenciar a muerte y privar de sus derechos humanos a personas de la tercera edad viene a confirmar la urgencia y la necesidad real de decir basta a la violencia y la opresión de un modelo civilizatorio que destruye la vida y ha provocado una crisis planetaria, por su hambre de riquezas.

Bajo el paraguas del capitalismo, intentan hacernos creer que el coronavirus es la causa del problema que, hoy, padecemos en el mundo, cuando está claro que lo que hay detrás de esta crisis es una variante del patrón neoliberal y su flujo de destrucción.

Es lamentable ver cómo, frente a las alarmantes cifras de esta pandemia, algunos países prefieren priorizar el dinero por encima de la vida. ¡No les importa la existencia de la gente que no puede pagar la salud, tampoco les interesa cortar las cadenas de transmisión del virus! Es la expresión de un sistema capitalista de muerte que ha ocupado todos los espacios.

En medio de este escenario y con un cerco imperial asfixiante, la República Bolivariana de Venezuela debe maniobrar para proteger la salud y la vida del pueblo, tras la confirmación de los primeros casos de la COVID-19. Es un esfuerzo extraordinario, sin precedentes, ¡y vaya que hemos vivido dificultades!

El Gobierno de los Estados Unidos de América insiste en mantener medidas que ya no solo atentan contra el pueblo de Venezuela, sino contra toda la humanidad.

Es injusto, inhumano e inadmisible que el Gobierno de EE. UU. mantenga medidas coercitivas unilaterales, como acción de guerra, para presionar a otros Gobiernos a someterse a sus intereses imperiales, mediante el sufrimiento inducido de los pueblos.

Las «sanciones» son un crimen de lesa humanidad, que viola, de manera flagrante, el derecho internacional.

Venezuela cuenta con profesionales, altamente calificados, que estamos comprometidos y trabajamos con mística para enfrentar la COVID-19. Lamentablemente, EE. UU. mantiene medidas ilegales que hacen más difícil nuestro trabajo de investigación científica para atender al pueblo venezolano.

Nuestro país tiene investigadores, de reconocida experiencia nacional e internacional, con una capacidad importante de indagación e innovación científica en inmunología, virología, epidemiología, tratamiento de infecciones; que se ha visto afectada por la falta de una serie de reactivos y otros insumos, cuya adquisición ha sido imposible a consecuencia de las medidas coercitivas impuestas por la administración de Trump a nuestro país, y su persecución incesante contra el pueblo venezolano.

Si EE. UU. levantara, hoy, el criminal bloqueo contra Venezuela, tendríamos mayores oportunidades y mejores condiciones para atender a la población, así como para estudiar el comportamiento del virus en nuestro país, y evitar un mayor esparcimiento de la pandemia.

Las «sanciones» de por sí provocan sufrimiento a los pueblos; pero, en una crisis global como la que vivimos, pudieran ser letales, al estar restringida la importación de medicinas, equipos e insumos médicos, alimentos.

Considerando lo expuesto y en virtud de la cuarentena social, total y voluntaria, que ha asumido responsablemente el pueblo junto al Gobierno en todo el territorio nacional, como medida de prevención y contención del coronavirus, exigimos, de manera decisiva y determinante, a EE. UU. que levante las medidas coercitivas contra Venezuela, y pare la violación de los derechos fundamentales de los pueblos, y del derecho internacional en general.
Asimismo, expresamos nuestro rotundo respaldo a las medidas de prevención, atención y control del coronavirus, establecidas por el Gobierno Bolivariano —liderado por el presidente legítimo de la República, Nicolás Maduro Moros—, por tener un sustento científico y un soporte en tecnologías apropiadas y apropiables localmente; además, por contar con el apoyo de especialistas, centros de investigación y de salud del país, así como con la colaboración de otros países hermanos.

Valoramos, especialmente, la conciencia humanista del Gobierno nacional demostrada frente a la crisis, al asumir que primero que la riqueza están la vida y la responsabilidad de proteger a la gente con un sistema público de salud colectiva.

Reiteramos nuestra disposición a continuar en la búsqueda de conocimientos para el bienestar de los pueblos, así como para avanzar en la construcción de un nuevo modelo civilizatorio más justo y más humano para la liberación definitiva de los pueblos del esquema del capitalismo neoliberal.

Polo Científico Público de Venezuela

Caracas, 24 de marzo de 2020.