La bioinformática, herramienta clave en el estudio del genoma del SARS-CoV-2

Prensa Mincyt/IVIC/Edith García.- Para nadie es un secreto que los estudios que se vienen realizando desde el área de bioinformática en epidemiología genómica han ayudado a hacerle frente a la pandemia de COVID-19.

La bioinformática es un área del conocimiento con elementos asociados al estudio de la estructura genética en particular. En los últimos 30 años, ha sido una herramienta muy importante para el conocimiento de los genomas de los diferentes seres vivos.

“A raíz del proyecto del genoma humano se dio un boom internacional sobre los procesos de secuenciación, no solamente de pequeños fragmentos, sino que actualmente tenemos tecnología de secuenciación de nueva generación que nos permite hacer estudios de genomas completos, incluyendo los del SARS-CoV-2”, explicó Carlos Ramírez, biólogo, genetista y jefe del Laboratorio de Estudios Genómicos y Forenses, del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), en el programa “Ciencia, pueblo y patria”, que transmite Radio Nacional de Venezuela Informativa (RNV).

En los últimos meses, distintos laboratorios a nivel mundial han venido estudiando las variantes que están circulando, lo que suministra muchos datos que son imposibles de analizar de manera manual; por lo tanto, la herramienta bioinformática para el análisis de datos permite obtener información sobre estos genomas en particular, poder compararlos y hacer las llamadas filogenias.

“La filogenia, no es otra cosa que el árbol genealógico de estos virus, que suministran información, como su origen, cómo se han ido dispersando y cómo ciertas variantes predominan en un momento determinado de la pandemia. Eso es importante conocerlo, para esta segunda ola, por lo menos para América Latina y el Caribe, tomando en cuenta que en Europa están inmersos en una tercera ola y la India se convirtió en el epicentro de la pandemia por el elevado número de fallecidos a raíz de la enfermedad. De allí que la bioinformática es una herramienta fundamental para poder analizar y estudiar estos datos que se dan a nivel mundial”, precisó el experto.

El biólogo señaló que, con la bioinformática, se han detectado características particulares del virus, como es la glicoproteína S, que se fusiona con la célula humana y permite el ingreso del agente infeccioso.

Sobre las medidas de bioseguridad, Ramírez recomienda no relajar los cuidados y continuar usando regularmente el tapabocas, hacer el lavado de frecuente de las manos con agua y jabón y mantener el distanciamiento físico, mientras no se tenga acceso a las vacunas y no se logre inmunizar al menos el 70 % de la población.  

Venezuela ante Cilac: El conocimiento es un derecho colectivo de los pueblos

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- En Venezuela, más del 60 % de las personas ocupadas en la investigación científica son mujeres. Este importante número refleja el gran esfuerzo que realiza el Gobierno Bolivariano para abrir mayores espacios de participación a la población femenina en todos los sectores de la sociedad.

Durante el tercer Foro Abierto de Ciencias de América Latina y el Caribe (Cilac) 2021, la ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez-Ramírez, aseguró que Venezuela ha desarrollado políticas públicas efectivas para fomentar la inclusión de la mujer en todos los procesos de construcción y divulgación del conocimiento.

“En Venezuela, tenemos experiencias que promueven la participación de la mujer en los hechos técnicos y científicos y despatriarcalización. No podemos despatriarcalizar la ciencia, si no hay descolonización del conocimiento. Si no hay visión soberana, situada, materna y de respeto de la cosmovisión de cada pueblo. Que el 60 % de la comunidad científica venezolana sean mujeres es un ejemplo para esta lucha”, comentó.

En su intervención, la titular de la cartera científica venezolana  enumeró los diversos programas nacionales que se han ejecutado en la nación bolivariana para incluir a las niñas, jóvenes, adolescentes y adultas en el conocimiento científico con el fin de mejorar los procesos productivos y encontrar soluciones a las necesidades reales de la población.

“Contamos con el programa Semilleros Científicos en donde divulgamos el conocimiento científico desde la edad preescolar y primaria. Los niños y las niñas conocen los procesos de investigación científica y el equipamiento tecnológico. En ese ecosistema, la ciencia se convierte en un elemento lúdico, de diversión, entretenimiento y contribuye a interpretar la realidad”, manifestó.

Asimismo, explicó que el Plan Nacional de Innovación Tecnológica (PNIT) es una convocatoria nacional para los diferentes actores de la sociedad que serán acompañados por los centros de investigación del país, con la finalidad de que cada descubrimiento, cada desarrollo tecnológico y proyecto de investigación se divulguen y se promocionen en los medios  de comunicación para socializar efectivamente el conocimiento.

“También tenemos la experiencia de la Alianza Científico-Campesina. Allí las investigadoras acompañan al movimiento campesino nacional en el rescate de las semillas soberanas, y en experiencias de biotecnología, en donde las jóvenes campesinas además son formadas por el Ministerio de Ciencia en un intercambio de saberes  populares  y tecnología”, expresó.

Salud pública y producción agroalimentaria

Ante la Cilac, la ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez-Ramírez, indicó que las campañas de divulgación cientifica han permitido atender a diferentes sectores del país, pero sobre todo han permitido atender necesidades tan importantes como la producción de alimentos, promover la salud pública y la prevención de contagio con SARS-CoV-2.

“Tenemos toda una organización de visitas casa por casa que atiende el diagnóstico de COVID-19 de las comunidades y del grupo familiar y eso se proyecta en los medios de comunicación públicos y privados, redes sociales. Tenemos todo un andamiaje, el Sistema Bolivariano de Comunicación del Estado y las empresas privadas de comunicación nos han permitido divulgar el conocimiento científico, socializarlo y llevarlo a la forma más sencilla de entendimiento para el pueblo, con excelentes resultados”, enfatizó.

Subrayó la ministra que la pandemia ha afectado el sistema público de salud de Venezuela así como los medios y los procesos de producción de alimentos por lo que las experiencias del PNIT y de la Alianza Científico-Campesina han servido para  acompañar a los actores de ciencia en las experiencias productivas de alimentos para garantizar inocuidad, uso adecuado del recurso hídrico así como el rescate de las semillas de la gran diversidad que tiene Venezuela.

“Definitivamente, las herramientas de divulgación y socialización del conocimiento son efectivas, sobre todo para masificar la participación de la mujer en la ciencia y en la generación del conocimiento, para descolonizar las formas y los procesos de producción, y también para acompañar a la industria productiva nacional y al sistema de salud pública bolivariano”, puntualizó la vocera criolla en el tercer Foro Abierto de Ciencias de América Latina y el Caribe. 

Estudios “in silico” revelan que proteínas no estructurales del SARS-CoV-2 podrían ser blanco profiláctico o terapéutico

Prensa Mincyt/IVIC/Edith García.- Estudios in silico desarrollados por expertos del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) han demostrado que las proteínas no estructurales presentes en el SARS-CoV-2, virus causante de la COVID-19, poseen un alto potencial para activar adecuadamente las defensas y, por lo tanto, prevenir futuras infecciones de este mal que ha causado, hasta la fecha, más de dos millones de decesos en el mundo.
 
José Marchán, científico del IVIC encargado de esta investigación, detalló que el estudio inmunoinformático reveló un enfoque sobre el cual se puede trabajar para el desarrollo de nuevas vacunas candidatas para combatir agentes infecciosos, incluyendo otros betacoronavirus altamente patogénicos.
 
Durante su participación en una videoconferencia denominada “Explorando regiones inmunogénicas en moléculas derivadas del SARS-CoV-2: un enfoque in silico”, Marchan precisó que investigaciones recientes  han sometido varias proteínas estructurales y no estructurales del SARS-CoV-2 a diversos algoritmos, con el fin de identificar los mejores epítopos (porción de una molécula que es reconocida por receptores específicos del sistema inmunitario) y poder contribuir, de esta manera, al desarrollo de test de diagnósticos o vacunas.
 
“Sin embargo, luego de reconocerse la secuencia genómica del SARS-CoV-2, pocos estudios habían explorado otras moléculas más allá de la glicoproteína S del virus, la cual se fusiona con la célula humana y permite el ingreso del agente infeccioso, y genera eventualmente el proceso patológico en los grupos de riesgo”, dijo Marchán.
 
En este sentido, el experto del IVIC informó que la mayoría de las investigaciones para mediados del año 2020 estaban enfocadas en la glicoproteína S que forma la corona del virus (de allí su nombre), pero el SARS-CoV-2 tiene otras moléculas denominadas como proteínas no estructurales, las cuales poseen otras funciones importantes como favorecer la replicación del virus dentro de la célula humana.
 
Es importante resaltar que los estudios in silico son un abordaje, a través de un modelo computacional, para tratar de determinar las características inmunogénicas del virus y las posibles alternativas profilácticas o terapéuticas. En consecuencia, para garantizar una traducción clínica efectiva y segura, se requieren estudios rigurosos a nivel in vitro y en modelos animales.