Nuevo perezoso gigante «Magdalenabradys» sorprende a la ciencia

Prensa Mincyt/IVIC.- Un nuevo género y especie de perezoso gigante de la familia Mylodontidae (Xenarthra), del Mioceno Tardío del norte de América del Sur, sorprende a la ciencia. Este es el resultado de la revisión de los fósiles encontrados en 1972 en la formación de Urumaco, estado Falcón, en Venezuela; y Villa Vieja, en Colombia; por los paleontólogos expertos en perezosos: Ascanio Rincón, jefe del Laboratorio de Paleontología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC); y Gregory McDonald, del Bureau of Land Managements, EE. UU.

El hallazgo se produjo luego de un exhaustivo análisis filogenético; es decir, las relaciones evolutivas de las distintas especies de la familia Mylodontidae a las cuales pertenecen una serie de perezosos extintos que vivieron del Oligoceno Tardío hasta el Pleistoceno y que forman parte del Xenarthra, orden compuesto por perezosos gigantes, perezosos arborícolas, osos hormigueros y armadillos.

Explicó el doctor Ascanio Rincón que presentaron una revisión de los perezosos Mylodontidae descritos de la formación Urumaco, Venezuela, y la formación Villa Vieja de Colombia, y reexaminaron sus relaciones filogenéticas con Pseudoprepotherium, otro género de perezosos extinto del Mioceno Tardío de la formación río La Yuca en el estado Portuguesa, descrito en 1934.

Con base en el análisis realizado, proponen una serie de cambios taxonómicos, considerando que Pseudoprepotherium confusumes lo suficientemente diferente del tipo de Pseudoprepotherium venezuelanum, por lo que merece ser asignado a un género distinto.

“Un taxón aparte, las diferencias morfológicas de la curvatura del fémur, la morfología del extremo más proximal y más distal, así como la parte media, nos dieron los indicios de que se trataba de un género diferente, por lo que lo bautizamos Magdalenabradys (el perezoso del río Magdalena), un género nuevo para la ciencia”, detalló el investigador venezolano.

Se mantiene el epíteto específico Magdalenabradys confusum para el material hallado en Colombia, y eligieron un nuevo nombre para la nueva especie venezolana, que denominaron Magdalenabradys kolossiaia; es decir, el colosal perezoso del río Magdalena, que vivió en Urumaco.

“Para llegar a esta conclusión cuando se hizo el análisis filogenético de todas esas especies que estaban asociadas de la familia Mylodontidae de Colombia, Urumaco, Carora y Guanare, obtuvimos como resultado que el material de Colombia se asociaba a los fémures de Bolivarterium urumaquensis que se habían descrito para Urumaco, lo cual comprendía un taxón aparte”, explicó.

Estos descubrimientos ponen en relieve la alta diversidad de especies de la formación Urumaco que data de hace 8 millones de años, entre ellas destacan cocodrilos y perezosos.

“Es importante continuar el estudio sistemático de los fósiles de esta formación. Es una de las cosas más importantes que nos está mostrando estos últimos hallazgos y que debemos tener un panorama de todos los fósiles que nos rodean en el gran marco de la evolución del norte de América del Sur”.

Paleomapas de Venezuela, proyecto del IVIC que muestra el inventario paleontológico del país

Prensa Mincyt/IVIC.- Paleomapas de Venezuela es un proyecto que viene impulsando, desde 2009, el doctor Ascanio Rincón, jefe del Laboratorio de Paleontología del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

Este proyecto surge con el firme propósito de estudiar y realizar un inventario paleontológico en distintas localidades del país, para ubicar los registros fósiles de vertebrados e invertebrados y, así, ofrecer un aporte al conocimiento de la diversidad biológica del pasado.

Con el paso del tiempo, a este proyecto, se le han sumado expertos e investigadores de once países, como Estados Unidos, México, Costa Rica, Colombia, Perú, Ecuador, Brasil, Argentina, Chile, Francia y Gran Bretaña, y todas las publicaciones que se han realizado en el Laboratorio de Paleontología forman parte del Proyecto Paleomapas de Venezuela.

“Existen muchas colecciones en el país de las cuales no se tiene mucha información, entre ellas dos en la Universidad Central de Venezuela, una en La Salle, una en la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda, una en el Museo Casa de los Celis en Carabobo, una en la Fundación La Salle de Ciencias Naturales en San Carlos (Cojedes), una en La Universidad del Zulia y otra en Mérida. De allí que el proyecto tendrá un mapa interactivo que permitirá al usuario navegar directamente sobre las zonas de interés y obtener la información deseada”.

Rincón explicó que Venezuela cuenta con una riqueza patrimonial histórica muy importante en las zonas de Orocual, Urumaco, Carora, los Llanos, los Andes y Castilletes, entre otros lugares que son bandera y donde se tiene mucha información importante de base, la cual puede ser procesada por museólogos y museógrafos, siendo su fin último que llegue al público a través de museos.

“Paleomapas de Venezuela es un proyecto permanente, tomando en cuenta la riqueza paleontológica del país, por lo que es urgente la consolidación de un centro de paleontología, donde se pudieran reunir los expertos de Venezuela en este campo”.

El proyecto también contempla la preservación de los espacios donde se pueden ubicar los fósiles, tarea que va más allá del trabajo que se viene haciendo; sin embargo, no se debe suministrar toda la información en un mapa para evitar que los saqueadores causen daños en estos lugares.

Paleontólogo del IVIC descubre en el Breal de Orocual fósil del murciélago vampiro más antiguo del mundo

Prensa Mincyt/IVIC.- En un depósito de asfalto denominado «Breal de Orocual» en el estado Monagas, fue descubierto el fósil de un murciélago vampiro gigante (Phyllostomidae, Desmodontinae) que se  remonta  a la época del Plioceno-Plesistoceno.

De acuerdo con la fauna acompañante y los análisis morfológicos realizados al fósil, todo indica que es el más antiguo o uno de los más antiguos murciélagos vampiros conocidos, que guarda mucha similitud en tamaño corporal con el vampiro gigante Desmodus draculae del Pleistoceno Tardío, proveniente de la Cueva del Guácharo, estado Monagas.

Este maravilloso hallazgo estuvo a cargo del doctor Ascanio Rincón, jefe del Laboratorio de Paleontología del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC); y de Nicholas Czaplewski del Museo de Historia Natural de Oklahoma.

Explicó el doctor Ascanio Rincón que, en el año 2007, se colectaron fósiles en el Breal Orocual, entre ellos la porción distal de un gran húmero izquierdo que preservaba una sección corta de la diáfisis humeral, el epicóndilo medial (Epitrochlea) y gran parte de la superficie articular distal, que resultó ser de un murciélago vampiro que pudiera convertirse en un género nuevo de los Desmodontinae.

De ser así, esto sería un gran descubrimiento porque no se conocen murciélagos vampiros de 2.5 millones de años.