Niños y niñas aprenden sobre robótica y electrónica en la ABAE

Prensa Mincyt/ABAE/Andreina Gómez.-  Un grupo de 12 niñas y niños, integrantes  del Programa Nacional Semilleros Científicos, participó en el programa denominado “Ignición espacial”, organizado por la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (ABAE), con el fin de despertar el interés de los más pequeños por la ciencia, la tecnología y la innovación.

Marglad Bencomo, ingeniera electrónica y directora ejecutiva de la ABAE, explicó que este nuevo espacio formativo sobre diferentes campos tecnológicos es completamente gratuito para todos, además, promueve la generación de conocimientos desde temprana edad.

“Después de tantos esfuerzos, es satisfactorio tener esta primera experiencia y nos sentimos muy contentos de que los niños y las niñas se animen a continuar este camino de la ciencia para aprender más sobre la robótica”, comentó.

Bencomo añadió que, durante el taller, los niños y niñas tuvieron la oportunidad de aprender sobre la aplicación y desarrollo de la ciencia del lenguaje de programación Scratch, un sistema simple, intuitivo y divertido basado en conceptos visuales.

“Este programa brindó la oportunidad de interactuar con equipos mecatrónicos. Utilizaron seis robots educativos que se pueden programar y controlar con sensores y un motor, a través de tabletas u ordenadores”, declaró.

Con esta actividad, desarrollada en el Laboratorio de Prototipado de la ABAE, se persigue involucrar a los más jóvenes en áreas estratégicas como la robótica, electrónica, programación y lenguaje.

“Fomentamos en la infancia el interés por la tecnología a través de la gamificación (se aprende a través del juego). Es decir: asimilar los conceptos matemáticos, físicos, mecánicos o informáticos en una forma diferente y divertida”, expresó la especialista.

Steban Antonio Márquez, de 12 años de edad, expresó su satisfacción por participar en esta increíble experiencia didáctica  puesto que aprendió algo nuevo y divertido.

“Aprendí sobre la mecatrónica, uno de los conceptos básicos de la robótica. Además, pude aprender cómo hacer el propio código para manejar los robots, prender sus luces. Fue una experiencia gratificante. Cuando sea más grande quiero ser físico teórico”, indicó.

Por su parte, el estudiante Ernesto Rangel, de 11 años de edad, calificó el taller como interesante y ameno.

“Me pareció muy bueno el curso porque los robots estuvieron muy divertidos y me gustó programarlos y controlarlos; de grande quiero ser programador de robots”, señaló.

 Semilleros Científicos

Manuel Moreno, director del programa Semilleros Científicos, indicó que este tipo de actividades  tienen el objetivo de promover la ciencia desde la infancia por medio de la formación constante e integral de las niñas, los niños y los adolescentes, y para ello cuentan con un campo de atención en las comunidades cuyas edades oscilan entre los 6 y los 35 años en todo el territorio nacional.

“Desde su creación, Semilleros Científicos ha atendido a más de 1700 estudiantes de forma directa e indirecta, quienes han participado en las rutas de intercambio de conocimientos, organizadas con diferentes entes especializados en ciencia y tecnología del país ”, detalló.

Acotó que, actualmente, se encuentran en el proceso de organización de la segunda edición del Festival Ciencia en Videos 2021.

Vale destacar que Semilleros Científicos es un programa nacional del Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología (Mincyt), en coordinación con el Ministerio del Poder Popular para Educación.

Abren sala que procesará imágenes obtenidas de los satélites Miranda y Sucre

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- La Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (ABAE) inauguró, este miércoles 15 de septiembre, una sala de geomática que servirá para analizar e interpretar las imágenes suministradas por los satélites venezolanos de percepción remota Miranda y Sucre.

Durante la instalación del Polo Científico-Tecnológico venezolano, Marglad Bencomo, investigadora y directora ejecutiva de la ABAE, explicó que en este nuevo espacio se puede hacer uso de recursos informáticos innovadores para el estudio de la geografía del territorio nacional y  mundial.

“La sala cuenta con trece estaciones de trabajo que consolidamos gracias al financiamiento del Fonacit y a una carta de acuerdo suscrita con la FAO. Aquí vamos a poder realizar procesamiento de imágenes satelitales y podemos hacer monitoreo de suelo, así como fortalecer el sector agroalimentario, análisis de riesgos, monitoreo climatológico, administración de los recursos minerales del país, entre muchas otras capacidades. Estas máquinas nos permiten usar tecnologías de tendencias mundiales como sistemas de información geográfica y la inteligencia artificial”, detalló.

Por su parte, Adolfo Godoy, presidente de la ABAE, informó que esta sala de geomática viene a fortalecer el Sistema de Aplicaciones Terrenas que aporta datos valiosos a los diversos sectores productivos de la nación.

“Nuestros satélites venezolanos han capturado más de 1 millón 200 mil imágenes. Con estas imágenes, y con estos datos, hemos obtenido valor agregado para cada uno de los análisis que entregamos a diversos sectores estratégicos”, resaltó.

Capacidades tecnológicas-satelitales con conciencia social

En transmisión nacional de radio y televisión, la directora de Aplicaciones Espaciales, Julia Miguel, comentó que la ABAE cuenta con personal altamente calificado que diariamente procesa imágenes satelitales e identifica, por ejemplo, las condiciones en las que se encuentran los cuerpos de agua para la producción pesquera con el fin de organizar y potenciar este sector alimenticio.

“En el área agrícola podemos analizar aquella vegetación que se encuentra en mejores condiciones de salud. Además, podemos identificar aquellas que requieren una atención priorizada por falta de riego o algún otro insumo. También, a través de una simulación de tres dimensiones, podemos identificar los picos negros, por ejemplo, en nuestros Andes; las circunstancias climáticas, pero es importante aquellas cuencas altas que viene a ser susceptibles de verse afectadas por estos riesgos climáticos como los registrados en Mérida recientemente”, señaló.

En este sentido, Miguel indicó que en el área de gestión de riesgos se pueden observar las zonas afectadas por inundaciones, antes y después de este fenómeno natural, lo que permite registrar los sucesos, evaluar  y coordinar los planes de acción.

“¿Qué podemos hacer con estas imágenes? Justamente se envía esta información a Protección Civil para que puedan ubicar la zona y establecer de qué manera pueden acercarse a las personas que se ven afectadas por estos riesgos climáticos, en este caso, la inundación y crecida del río. Así pueden rescatar a los afectados, porque la prioridad aquí son las personas”, subrayó.

En cuanto a los sistemas de información geográfica, la investigadora Julia Miguel declaró que con los mapas geográficos y la cartografía se pueden extraer los polígonos de los edificios, evaluar la vialidad así como los servicios de red e incluso realizar mapas de cobertura de suelos.

“¿Qué pretendemos con todo esto? Lo que pretendemos es acortar los tiempos de generación de los datos y ponerlos en una nube para complementarlos con los sistemas que tenemos en la ABAE y así poder suministrarle al país, a todos los sectores vitales, una herramienta eficiente y en tiempo real para la toma de decisiones”, puntualizó.

Científicos venezolanos trabajan para reducir el cadmio en granos de cacao

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- Un grupo de investigadores venezolanos trabaja para liberar los cultivos de cacao del cadmio en las plantaciones cacaoteras del país.

De acuerdo con Saúl Flores, jefe del Laboratorio de Ecología de Suelos, Ambiente y Agricultura del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), el punto de partida de este proyecto es el mapa mirandino con el que se tomaron muestras de hojas, flores y frutos de cacao, en fincas de Barlovento.

“La idea es que nuestro cacao siga siendo el mejor del mundo, libre de cadmio, un metal pesado perjudicial para la salud. Queremos incorporar la ciencia y tecnología para el desarrollo de uno de nuestros símbolos. Este trabajo lo realiza un grupo multidisciplinario del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA), de la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (ABAE), del IVIC y de la Universidad Argelia Laya, con apoyo de productores locales”, expresó.

Enfatizó el investigador del IVIC que, en las plantaciones, se aplicó un producto, hecho en Venezuela, a base de cápsulas de moringa y microorganismos, para neutralizar el cadmio en el suelo, y evitar que las plantas absorban el metal. Realizamos pruebas en laboratorio y los resultados son muy prometedores”, manifestó Flores.

El científico subrayó que, próximamente, estiman hacer el levantamiento de los niveles de cadmio en otras zonas cacaoteras al sur del lago de Maracaibo y en el oriente del país. En ese sentido, añadió que «el conocimiento es la mejor brújula para fortalecer la producción nacional, especialmente de un producto insignia como el cacao»