Hay dos maneras del prevenir el nuevo coronavirus.

Una de ellas es la higiene personal. El lavado frecuente de manos, no llevar las manos potencialmente contaminadas a la cara y no diseminar partículas al estornudar o toser contribuyen enormemente a reducir la infección.

La otra manera es el distanciamiento social. El aislamiento colectivo disminuye la frecuencia en la aparición de los casos y evita que se saturen los sistemas de atención sanitaria.

Está en cada uno de nosotros prevenir la COVID-19. 


¡Si te cuidas tú, nos cuidamos todos!