“El desafío de Infocentro es garantizar la comunalización de las tecnologías de información”

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- En el marco del 22.° aniversario de Infocentro, la vicepresidenta de Ciencia, Tecnología, Educación y Salud, Gabriela Jiménez-Ramírez, aseguró que la democratización del acceso a las tecnologías de información es un ejercicio de resistencia que busca construir comunidades de aprendizaje.

“Debemos ser capaces de incluir en los procesos de transformación digital a todo el pueblo. De acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones, un tercio del planeta no tiene acceso a Internet. La información y la comunicación son herramientas para el bienestar común. Los Infocentros son espacios que están, en este momento, en una etapa de repensarse. Deben ser espacios para generar herramientas pedagógicas que permitan facilitar los procesos para aprender a usar las tecnologías de información. La transformación digital y la era digital nos convoca a un ejercicio de aprendizaje mayor y colectivo, en donde tenemos que generar herramientas y aplicaciones para los jóvenes, para que no ocurran las adicciones que hoy se reportan en la literatura del mundo”, enfatizó.

Durante su participación en el foro denominado “Retos y desafíos para la inclusión en el mundo digital”, la vicepresidenta sectorial reiteró que se debatió con varios actores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, con especialistas, expertos y miembros de las comunidades el proceso de transformación de Infocentro.

“Queremos que cada espacio recuperado de Infocentro no solo sea un sitio de acceso a Internet, sino que sea un espacio de construcción de conocimiento, donde tengamos herramientas y servicios disponibles para el pueblo venezolano. Que se intercomunique con los ministerios, con las políticas públicas, con los procesos educativos, y, por supuesto, con un gran banco de información que tenemos en la digitalización de nuestras bibliotecas para nuestros niños. Los Infocentros deben ser comunidades de aprendizaje. El desafío es garantizar la comunalización de las tecnologías de información. Que nos permitan tener disponible, en línea, una historia clínica única digital, así como los servicios de las gobernaciones y alcaldías para facilitar la vida de nuestros ciudadanos/as. Infocentro tiene que ser un espacio de acción definitiva y herramienta pedagógica para facilitar los procesos que hagan los adultos mayores”, expresó.

En este sentido, Jiménez-Ramírez insistió en que el repensar de Infocentro parte de una racionalidad de la vida y no del mercadeo, así como del resguardo y el derecho a la privacidad de los datos.

“Pasa también por el resguardo y el derecho a la privacidad de los datos; de que seamos conscientes de que tenemos una vida privada, de que tenemos un derecho a no ser digital, a no ser solo un código, y ahí Infocentro es un elemento fundamental. El Infocentro tiene que ser un espacio de educación para conectarnos con esas necesidades que nuestro pueblo nos indica. Deben convertirse en redes comunitarias de aprendizaje. Pero también construir códigos de ética que son fundamentales en el uso de las tecnologías de la información para promover un lenguaje sano, de equidad, justo que no esté desviado por la pornografía y la pedofilia que hemos encontrado en las redes sociales”, señaló.

Subrayó que Venezuela trabaja para generar conocimientos y tecnología para la racionalidad de la vida no para el capital.

“Nuestro trabajo es superior porque es de formación, de generar conciencia, de desarrollar las capacidades y habilidades para usar las herramientas tecnológicas. Es crear los estándares de datos abiertos con nuestras propias plataformas y estar interconectados. Es que podamos navegar en nuestras propias fuentes de información, de noticias, de entretenimiento, de poesía, de nuestra estética, de nuestra verdad, de nuestros propios proyectos de construcción colectiva para el bienestar del pueblo, de nuestra militancia política. Por ejemplo, estamos trabajando en una plataforma de campesinos para que puedan colocar sus cosechas, costos, rendimientos y rubros. Para que ellos tengan diálogo e intercambio con sus pares en Mucuchíes o Guanape para promover el intercambio de producción agrícola”, indicó.

Del mismo modo, Jiménez-Ramírez comentó que el sector telecomunicaciones de Venezuela ha tenido un crecimiento sustantivo, pero aún falta mucho trabajo, puesto que se aspira a conectar el mayor número de escuelas con fibra óptica con el apoyo de Cantv.

“Es una iniciativa en la que los niños y las niñas más que tener un computador individual van rotando por el salón de Infocentro. El representante de Infocentro y la maestra en el aula están atentos, vigilantes. Es una estrategia interesantísima para que las comunidades se hagan corresponsables en el mantenimiento de estos espacios, en su resguardo, en su conservación, entendiendo que también es el aula y es la escuela de la comunidad y todos los procesos están tributando en el mismo espacio de formación, de convivencia, de valores y de esperanza”, puntualizó.

La vicepresidenta de Ciencia, Tecnología, Educación y Salud, Gabriela Jiménez-Ramírez invitó a los participantes del foro “Retos y desafíos para la inclusión en el mundo digital” a rescatar los principios de la ética, la moral, la convivencia, la esperanza, la verdad y del derecho de los pueblos.

“Vamos a trabajar para que las herramientas de las tecnologías de información sean para la construcción de bienestar colectivo. Los desafíos son informáticos, democratizar esos procesos, el software y las plataformas que estamos desarrollando y comenzar a construir con los/as compañero/as de los Infocentros esos módulos para que ellos los manejen perfectamente y que sean actores activos. Nosotros tenemos un legado con la Revolución Bolivariana del comandante Chávez que es la democracia participativa y aquí tenemos que tomar participación protagónica en el desarrollo de nuestras propias herramientas tecnológicas. Hacer de Venezuela una gran intranet entre nosotros y que parte de esos epicentros comunitarios sean Infocentros; nuestro sueño es transformar Infocentro en una gran plataforma educativa de las comunidades, que seamos fortaleza, verdad y resistencia”, ratificó.