«Son cocteleras víricas»: los cerdos pueden expandir la gripe aviar en humanos

El H5N1, mejor conocido como gripe aviar, es un influenzavirus que está mermando las especies de aves de todo el planeta. Su cada vez más fácil transmisión hacia los mamíferos amenaza con convertirse en una nueva pandemia mundial.

Aunque las aves son las principales afectadas el salto del virus entre especies puede producirse después de que este infecte a un animal que actúa como una coctelera vírica, es decir, un organismo que puede ser infectado por varias variantes de un virus y recombinarlas en sus células.

El cerdo es una de esas cocteleras víricas; esta especie puede producir variantes adaptadas a los humanos ya que poseen células que permiten la entrada del virus de la gripe humana y el de la gripe aviar.

«Son ‘cocteleras víricas’. Si dos o tres virus infectan a la vez una misma célula porcina, existe el riesgo de que por un proceso típico de los virus de la gripe, llamado ‘redistribución genética’, los virus intercambien segmentos de su genoma. De esta forma, puede surgir una variante que tenga más capacidad de adaptarse a la replicación en células de mamífero, incluido el ser humano», explica Elisa Pérez Ramírez, viróloga veterinaria en el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA) del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
Sin embargo, para que este virus se convierta en pandemia tienen que pasar otras cosas: mutaciones que hagan al virus más transmisible por vía aérea, que el virus entre con facilidad en células humanas y que consigan evadir el sistema inmune de los humanos.

Prevenciones

Durante los años 1918, 1957 y 2019 ocurrieron mutaciones similares que originaron gripes pandémicas. La última fue conocida como gripe A o gripe porcina que surgió de una redistribución genética triple, y contenía genes de origen aviar, porcino y humano.

Por tanto, la viróloga veterinaria, Elisa Pérez Ramírez, señala que las granjas de cerdos son sitios que hay que vigilar constantemente, especialmente de la gripe, debido a que si estos animales se infectan se favorecerían los cambios para que estos virus dieran problemas a los humanos.

«Una granja con miles de visones es un ‘campo de cultivo’ perfecto para que un virus aviar ensaye su adaptación a mamíferos. Como en el caso de las explotaciones porcinas, es muy importante que los trabajadores de estas granjas se vacunen cada año frente a la gripe estacional para disminuir el riesgo de que el virus de la gripe humana llegue a las instalaciones. También impedir el acceso de aves silvestres», apunta la especialista.

Con información de El Español.