Bautizado el libro “La vegetación como pasión: Otto Huber. Un homenaje”

Prensa Mincyt/IVIC/Edith García. El bautizo virtual del libro “La Vegetación como pasión: Otto Huber. Un homenaje”, representa un merecido reconocimiento al trabajo y obra de Otto Huber, toda una vida de entrega y pasión por la ciencia, la flora y vegetación de Venezuela.
 
Un trabajo realizado por el Centro Internacional de Ecología Tropical (CIET/Unesco), Ediciones IVIC y el Jardín Botánico Múnich-Nymphenburg, donde se exaltan los años de trabajo y el enorme conocimiento de este experto en la botánica del país.
 
Es importante resaltar que Huber destaca por sus numerosas publicaciones de estudios sobre flora, vegetación, fitogeografía, ecología y conservación, realizados principalmente en Venezuela.
 
Pudiéramos decir que es uno de los científicos naturales más célebres del escudo de Guayana y el que ha generado el mayor número de publicaciones científicas sobre la Guayana venezolana.
 
El libro es el resultado de la colaboración de un grupo de amigos y colegas, que desean celebrar no solo las contribuciones científicas de Huber, sino su gran calidad humana, dedicación y, en muchos casos, su incondicional amistad.
 
Sobre el trabajo de Huber, Eloy Sira, director del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), señala que el profesor Huber es una muestra de que, sin ser venezolano, fue deslumbrado por el paisaje,  la vegetación y la exuberancia que representa la naturaleza de nuestro país..
 
“Para el IVIC, como institución, siempre será un honor hablar del profesor Otto Huber, en esta oportunidad se le rinde un sentido homenaje por parte de sus colegas, colaboradores, discípulos, de la gente que le conoce y ha tenido contacto con él. Nos unimos en esa posición de reconocer esa valiosa trayectoria de más de 50 años de trabajo por develar ese conocimiento tan necesario no solo para engrandecer la ciencia, sino también para enseñarnos a nosotros a valorar lo que tenemos como país”, indica Sira.
 
Por su parte, Jon Paul Rodríguez, director del CIET/Unesco, manifestó que esta obra es una celebración a una persona sobresaliente que se puede observar a través de su obra científica recopilada y a través de la perspectiva de sus amigos y colegas más cercanos durante las décadas en que trabajó en Venezuela, “para el centro fue un gran orgullo que Otto dedicara varios años de su estadía en Venezuela a residir con nosotros y, realmente, basta hojear el libro para darse cuenta de ese impacto gigantesco que causó en cada uno de nosotros”.
 
Otto Huber valoró este sencillo y sentido homenaje con unas cortas palabras: “Esta es una hermosa experiencia de vida. Les agradezco todo el apoyo que me brindaron durante los años que estuve en Venezuela, todos son amigos de mi alma. Estos casi 50 años que estuve actuando en Venezuela fue como estar en un paraíso terrenal. He tenido el privilegio de vivir con gente que me mostró muchas cosas en este país que es todo un paraíso, en el sentido que tiene de todo; desierto, playa y hasta montañas nevadas. Quiero solamente agradecer a toda esa comunidad de personas que me han acompañado en este recorrido por la vegetación”.