Ministra Gabriela Jiménez: Debemos generar conocimientos para el bienestar común

Prensa Mincyt/Karina Depablos.- La ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez-Ramírez aseguró que, debido a las circunstancias actuales, llegó el momento de hablar y trabajar por una ciencia abierta.

Durante la apertura de la plenaria del V Congreso Venezolano de Ciencia, Tecnología e Innovación (Covecyti), la ministra explicó que el conocimiento debe ser inclusivo y debe servir para superar las consecuencias de las medidas coercitivas unilaterales que afectan a los pueblos de 30 países del mundo.

“El Gobierno Bolivariano impulsa la articulación de las instituciones públicas para promover una respuesta desde la ciencia y la tecnología a las necesidades del pueblo. Una de las metas del congreso es debatir y escuchar a todos los sectores del país para postular un nuevo modelo civilizatorio tan necesario en este tiempo, tomando en cuenta tres horizontes: la crisis ambiental planetaria, la crisis económica mundial y los efectos de las medidas coercitivas unilaterales”, manifestó.

Desde los espacios del Polo Científico-Tecnológico, la ministra de Ciencia indicó que, en Venezuela, la Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología fomenta la participación del pueblo en la construcción de los conocimientos como un factor fundamental de la transformación clásica de las formas y los procesos de la producción, con el fin de construir un bienestar colectivo.

Reiteró que uno de los grandes desafíos del V Congreso de Ciencia, Tecnología e Innovación es incorporar la cultura, historia e identidad venezolana a los planes y proyectos diseñados para fortalecer el aparato productivo del país.

“Cada uno de los actores del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología debe pensar cómo somos capaces de construir bienestar colectivo con el conocimiento, con los saberes de los pueblos originarios y afrodescendientes, porque la ciencia y la tecnología se impregnan y armonizan también con nuestra cultura. Las comunidades se convierten en espacios de investigación, de participación, de generación del conocimiento”, acotó.

De acuerdo con la titular de la cartera científica, la ciencia y la tecnología no pueden estar en contradicción con la vida. “Las formas y los procesos con los que se construye hoy el conocimiento han generado consecuencias en la naturaleza. Han generado pérdida de biodiversidad, estrés en el ecosistema, guerra, ruptura con la paz, desequilibrio con el entorno; han generado, inclusive, el distanciamiento entre los hermanos y las hermanas”, destacó.

Subrayó que la humanidad necesita entender que debe existir un derecho transgeneracional que garantice que la ciencia y la tecnología se conviertan en oportunidades para que las generaciones futuras tengan derecho a la vida, a la biodiversidad y a la paz.

“El modelo de producción, el modelo de vida, el modelo educativo que hoy se profesa en el mundo está en lucha con la vida. Hablar de la ciencia abierta es parte de un ejercicio de inclusión e igualdad. La ciencia no es estricta de los científicos, el ejercicio de la ciencia incluye a todos, a niños, ancianos, maestros, cultores, artistas, profesionales, pueblos, comunidades, nos convoca a todas y a todos. Entendemos que es el único espacio común para la vida es este planeta”, aseveró.

La ministra insistió en que el modelo de desarrollo que está en discusión destruye la mirada futura de la vida, por eso es imprescindible crear espacios como el congreso para construir saber con ciencia, donde se unan todos los actores productivos, económicos, políticos, educativos y culturales de la nación.

“Hablar de ciencia abierta nos convoca a la complementariedad de que la infraestructura tecnológica de nuestros pueblos debe complementarse y encontrarse en un ejercicio común del método científico para no duplicar el gasto, para compartir el conocimiento, para disminuir los obstáculos que tienen, por ejemplo, las pequeñas naciones en donde su población científica es menor al 1 %”, detalló.

La ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez-Ramírez declaró que, aunque es un trabajo muy complejo, la ciencia tiene que descolonizar, porque no se puede seguir creyendo que el ejercicio del método científico, de tubo y ensayo, sea la única fuente de la verdad.

“Hay tanta verdad fuera del tubo de ensayo, hay tanta verdad que contar; cómo repensar ese ejercicio cotidiano, cómo hacerlo a cada instante se convierte en un desafío de este V Congreso de Ciencia, y es una tarea de largo aliento que trasciende a nosotros. Estamos en este momento en el ministerio, pero también los convoca a ustedes, a los científicos y al pueblo, fundamentalmente a todo el país. No hay nadie más capacitado que todos juntos, no hay nadie más inteligente que todos juntos”, expresó.